50 años del golpe: 10 obras de teatro para rememorar la historia de Chile

0

por Antonia Acuña

En marco de la conmemoración de los 50 años del derrocamiento del gobierno popular de Salvador Allende, diversas actividades se han llevado a cabo a lo largo del país con el objetivo de recordar y rendir homenaje a las víctimas de la dictadura. El teatro, se ha hecho presente y decenas de obras se han exhibido para contribuir a la rearticulación de la memoria y nutrir a los espectadores del arte y la cultura.

A continuación, te presentamos 10 obras teatrales que recogen la historia de nuestro país y los episodios más oscuros de ella.

La amante fascista

Escrita por Alejandro Moreno, la obra estrenada en 2010 cuenta la historia de Iris Rojas, la esposa de un militar chileno. Mientras su marido se encuentra maniobrando en nombre de la patria fuera de Chile, ella espera ansiosa el encuentro con su amante, el comandante en jefe del Ejército.

La obras, dirigida por Víctor Carrasco y protagonizada por Paulina Urrutia, revisa la historia de nuestro país y a través de sus protagonistas personifica la intolerancia, el clasismo y la xenofobia de quienes fueron partidarios del régimen. Esta historia se ha posicionado como un clásico del teatro y en 2010 obtuvo el premio a Mejor Obra de la Muestra Nacional de Dramaturgia.

Según expresó la actriz protagónica en una entrevista para El Mostrador, este montaje “encarna los tiempos más oscuros de la dictadura en nuestro país”. Además, en torno al triste aniversario del golpe, subrayó el “desplante contemporáneo” que “revisita esos temas que han estado tan encapsulados en el teatro político”.

Yo no te conocí Miguel

Integrando la música, el humor y la política, esta obra gira en torno a la vida y la lucha de Miguel Enríquez, líder del MIR. El trabajo realizado por la compañía Uróboro Teatro, muestra a Miguel no sólo como figura política, sino como hombre, padre y esposo.

Incluyendo acontecimientos del pasado, esta obra busca dar cuenta de las problemáticas políticas contemporáneas que persisten desde la instauración de la dictadura hasta hoy.

Para la actriz y crítica teatral, Kjeseed Faundes, los actores “instalaron su investigación de forma certera, lúdica y pedagógica”. Además, agrega que la obra nos instala en otro tiempo, con otros cantares y otras revoluciones desprendidas de la injusticia social anteriores a la UP.

Villa 73

Inspirada en hechos de la vida real, esta obra cuenta la historia de una niña que acompañaba a su padre militar a un centro de tortura, Villa Grimaldi.

Mediante la danza, el teatro y el canto, Villa 73 repasa los episodios más siniestros de la dictadura, pero desde la mirada de una niña. Temas como la pobreza, el feminismo y el conflicto mapuche son los que envuelven a esta historia y la hacen única.

Bajo la premisa de visibilizar las vulneraciones a los derechos de la infancia, Villa 73 nos hace una invitación a reflexionar sobre este tema y su repercusión en la actualidad.

Desde la compañía El Aguante, en el video de lanzamiento, señalaron que pese a ser una obra “pesadita”, también incluye comedia y otros elementos que la hacen “muy emocional”.

Primavera con esquina rota

El montaje basado en la novela homónima de Benedetti, narra la historia de una familia que sufre el exilio y la prisión en Uruguay del 1973.

Esta obra, que tuvo sus inicios durante la década de los 80, posee una fuerte carga emotiva que se desprende de un suceso que ocurrió en 1985, en uno de los montajes de la obra. En esa ocasión, uno de los actores, Roberto Parada, se enteró del asesinato de su hijo, José Manuel Parada, en el contexto del «caso degollados».

Desde ese lugar, es que la historia actual se ha transformado en un intento por honrar el recuerdo de aquellos que resistieron a la tiranía. Asimismo, su reestreno busca repasar la historia y destacar el papel del teatro que se vio trastocado por la dictadura.

2010 genocidio de la memoria

Empleando la música y la danza como recursos teatrales, este montaje callejero es una recopilación de cuatro hechos políticos históricos de nuestro país.

El genocidio selknam, la matanza obrera, la dictadura y el estallido social son el núcleo de esta puesta en escena. Todas, retratan el exterminio proveniente desde las fuerzas de orden público y construyen esta pieza reflexiva dirigida por Fabián Sáez.

Según información proporcionada por actores del elenco, muchas dificultades se presentaron para llevar a cabo las obras que surgieron en tiempos pandémicos. Sin embargo, gracias a la “resistencia” que mantuvieron, lograron “materializar de a poco este hermoso proyecto” y dotar de memoria a sus espectadores.

Space Invaders

Recuerdos, sueños y la memoria de cuatro mujeres que fueron niñas en el periodo más oscuro de nuestra historia. Así se constituye esta adaptación teatral del éxito literario de Nona Fernández.

Bajo el argumento del recordado “caso degollados”, es que se desata esta historia de cuatro mujeres que se reencuentran mediante la memoria. Una de ellas, hija de uno de los autores materiales de este crimen.

Space Invaders, que según su dramaturga “es una metáfora de cómo ese crimen está en nuestros cuerpos y en nuestra psiquis”, nos invita a ejercitar la memoria y a mirar desde los ojos de la infancia cómo fue la dictadura cívico-militar que presidió Pinochet.

La Compañera

La obra de la compañía Mala Madre, cuenta la historia de dos pequeñas que deben disertar sobre un héroe de la patria. Su elección, sería la madre de una de ellas, la “comandante Tamara” del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

Mezclando hechos históricos con elementos de ficción, la historia narra el vínculo entre una hija y su madre que, por motivos políticos, se encuentra ausente. Asimismo, propone una reflexión sobre esta decisión que implica pérdidas y dolores.

Además, este montaje nos hace repensar el rol de la mujer en la revolución como acto político. En esta línea, César Farah en su crítica de la obra, menciona que “las actuaciones de Claudia Cabezas y Mariana Muñoz son el punto más alto del montaje”.

Cuerpo Presente

Cuerpo presente es un monólogo protagonizado por el actor y exmilitante del MIR, Igor Cantillana, quien nos relata cómo vivió la persecución, la tortura y el exilio.

La puesta en escena, narrada en primera persona, nos hace viajar a distintos centros de tortura y pasajes de la vida de Igor. Todo, a través de un cuerpo presente que transmite, sin intermediaros, su propia historia.

En una conversación con Teatro Camilo Henríquez, Igor expresó que Cuerpo Presente surge como una especie de catarsis y en un intento de aportar. “Es muy fácil de entenderla, porque es muy directa. Yo no me escondo en ningún personaje”.

“Creo que el trauma de Chile no es muy distinto del trauma individual nuestro. Hay que formularlo y tenemos que ser todos capaces de asumir la responsabilidad de lo que estamos conformando como sociedad”.

Pelgaria para Víctor Jara

Plegaria para Victor Jara es una obra unipersonal que se constituye como un homenaje al cantautor chileno, centrándose en los momentos previos a su asesinato.

Este montaje, recorre las obras y vida de Victor Jara y nos muestra el momento en que es apresado por agentes del Estado. Es en ese momento, cuando en medio de torturas y vejaciones, emprende un viaje hacia otras memorias de su vida para evadir el sufrimiento.

 Para “Vive Teatro”, “la obra «Plegaria para Víctor Jara» es un tributo emotivo y conmovedor a un ícono de la música y la resistencia chilena que sigue vivo en la memoria colectiva del país”.

El asilo contra la opresión

En una trama que mezcla la sátira con elementos de la historia, esta, al igual que otras obras, nos entrega un agudo mensaje sobre la memoria.

Posicionando a Salvador Allende, Augusto Pinochet y Lucía Hiriart en un asilo de ancianos, la historia muestra a estos personajes históricos en una realidad alterna. En ella, Allende y Pinochet son dos ancianos amigos, y viven en un peculiar asilo de Miami.

Según información proporcionada por uno de los directores en una entrevista para ADN, la obra surge para “pensar en cómo hablar de estos temas desde otro lugar, reírnos no del tema, sino de los personajes”. En esa línea, agregó que “estas obras vienen a sanar ciertas heridas a través del humor”.

Si te gustó este artículo, te puede interesar esta nota sobre el Festival Biobío Teatro Abierto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *