Javiera Abarca

Josefa Abarca, de 28 años proveniente de la ciudad de Concepción, toda su vida le ha gustado el teatro, desde pequeña hasta adulta, el ver obras, leer sobre ellas, actuar en ellas y en un futuro más adelante enseñar esta arte.

En el Colegio Alianza Francesa comenzó su camino por el teatro, debido a que desde primero básico su madre observó que era muy tímida y tenia dificultades para sociabilizar con los demás niños, entonces decidió inscribirla en aquel taller. Es común escuchar que se utilice esta estrategia en pequeños, ya que según expertos en psicología infantil recomiendan que ellos realicen actividades extraescolares que rompan las barreras de la timidez u otras.

Desde entonces Abarca, se mantuvo en el taller de teatro año tras año hasta terminar la enseñanza media. Luego se distanció del teatro al momento que se adentro en la universidad para estudiar Ingeniería Civil Industrial, posteriormente se cambiaría a Ingeniería Comercial, pero decidió congelar y no continuar con esa carrera. Sin embargo, el año pasado se reencontró con su profesor de teatro, donde conversaron como ella extrañaba estar en aquel taller, fue ahí donde el profesor que era director de la compañía Santobordell la invito a sus ensayos para luego audicionar, fue así como se convirtió en miembro hasta hoy.

Santobordell

Afiches de la compañia de teatro

Su experiencia dentro de esta arte escénica ha sido agradable, desde los papeles que le han tocado hacer que, aunque la vergüenza y los nervios siguen presentes, a medida que va ensayando estos se desvanecen. Pero al momento de estar en el escenario y “ver cómo la gente disfruta de las obras sobre todo los niños en obras infantiles, o los adultos se meten en la historia, es la recompensa de todo actor” comentó Josefa. Ellos también llevan sus obras a otras comunas en donde lamentablemente estas no hacen mucha promoción sobre las presentaciones haciendo que poca gente se acerque a menudo.

La compañía se organiza para llevar su equipo siendo estas escenografías, vestuarios, maquillaje, accesorios, etc., y luego montar todo en el escenario. El ambiente dentro del equipo es bueno ya que la relación entre los actores con el director, aunque todos tienen diferentes personalidades u maneras de pensar, se dan los espacios para conversar y expresar las inquietudes.

Josefa ahora se encuentra estudiando para rendir la prueba PAES a fin de año y así volver a estudiar una carrera universitaria, pero en la mención de Teatro en la Universidad de Concepción que se instaura a partir del 2024, logrando así seguir con lo que realmente le apasiona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *